Los más pobres y abandonados

Los pobres, como lugar misionero por excelencia han sido una constante en la tradición de la historia de la Iglesia. De hecho muchas de las órdenes e institutos religiosos que nacieron a lo largo de la historia tienen su génesis en el descubrimiento de nuevas formas de pobreza.  Comboni no fue una excepción.

El descubrimiento de esa forma específica de pobreza en la realidad de la esclavitud despierta en Comboni un deseo de luchar y trabajar por el fin de esa lacra. Comboni es consciente de que el evangelio le pide un compromiso focalizado en la situación concreta de los esclavos de Sudán. Una realidad que pudo constatar por sí mismo en varios de sus viajes.

Los Misioneros Combonianos son un instituto misionero que realiza su trabajo en más de 30 países en África, América, Asia y Europa.