Jóvenes

Vivimos en un mundo en constante transformación, donde las nuevas tecnologías hacen que todo cambie a una velocidad vertiginosa y donde la crisis económica y social han provocado que muchos pierdan toda esperanza en el futuro. ¿Qué hacer? Joven, que nadie te robe la esperanza.

Así como miles de misioneros españoles viven la vocación de anunciar a Jesús por todos los continentes, las clarisas africanas de Marchena, en Sevilla, la viven y la anuncian con su oración y su trabajo. Dios ya lo hizo antes con Joseffiina Bakhita, el gran regalo sudanés para el mundo.

El Hno. Alberto Lamana, comboniano nacido en Zaragoza, decidió dejar todo cuando tenía 22 años para seguir su gran deseo de ayudar a otros y hacerse misionero. Al responder a la pregunta “¿Quién decís que soy yo?”, comenzó una aventura apasionante.

Vivimos en la Iglesia el “Año de la Fe”. La fe profunda en Jesús, el Hijo de Dios. Una fe no solo de palabras, sino vivida en profundidad nos lleva a la felicidad, como la vive la Hna. Juani Pagán.

El asesinato del P. Barnaba Deng in 1965 es un recuerdo permanente de fidelidad al evangelio en lugares y situaciones de frontera. Tenía tan solo 29 años. Su testimonio sigue siendo hoy una invitación a los jóvenes para abandonar sus seguridades y decidirse en favor de la dignidad de los más desfavorecidos. Consciente del riesgo de su misión, no se echo atrás, sino que se vació completamente hasta dar lo más preciado de si: la vida.

Pages

Los Misioneros Combonianos son un instituto misionero que realiza su trabajo en más de 30 países en África, América, Asia y Europa.