Jóvenes

La caída del caballo de Pablo de Tarso a las puertas de Damasco hace sombra a otro episodio de su vida no menos trascendente: la aparición en sueños de un ciudadano macedonio que le pidió ponerse en camino, ir a su tierra y disponerse a ayudar al prójimo. Este relato ha sido el marco del XI Encuentro Misionero de Jóvenes que se celebró el pasado marzo en Madrid bajo el lema “Ayúdanos”. El misionero javeriano P. Rolando Ruiz plasma sus impresiones en nuestras páginas.

En una sociedad obsesionada por los resultados, dedicamos buena parte de nuestros días a prepararnos para actividades que haremos después. Los actores se esmeran en los ensayos; los deportistas se preparan para las competiciones. Y así, tantos y tantos ejemplos. Muchas veces desaprovechamos el camino, porque tan solo queremos encontrar la meta. La Cuaresma, de la que ya hemos recorrido una buena parte, también es camino de preparación para la Pascua. Un itinerario cuyo sentido no debemos dejar escapar.

La historia vocacional del P. Héctor Peña es la historia de la paciencia, de la insistencia, de la espera y de la decisión madurada en el regazo de la Iglesia. Después de un proceso de discernimiento con ‘idas y venidas’, con ‘síes’ y ‘noes’ a la llamada a la vida consagrada y a la misión, este mexicano aceptó el desafío de proclamar a los cuatro vientos que Jesucristo es vida y esperanza. Y en estos años lo ha hecho en su México natal, en la República Centroafricana, y ahora en España. En estas páginas nos lo cuenta.

El camino del misionero, en ocasiones, incluye escalas y estancias temporales en lugares diversos. Tiempos de intercambio, de conocer culturas y lenguas nuevas, como paso previo a la llegada a la tierra prometida de la misión. Es el caso de la Hna. Omaira, una religiosa comboniana natural de Colombia, que ha pasado los últimos años trabajando en España. Historias distintas, aunque unidas; culturas diversas y compartidas; la misma lengua con acentos dispares. Y tras su paso por nuestro país, ahora se dispone a marchar a Escocia. Antes de viajar a tierras de lluvia, nos habla de su vocación y de su vida.

Fue una sorpresa general cuando se recibió la noticia de la renuncia del Papa Benedicto XVI. Nadie se lo esperaba, pues muy pocas veces se había producido la renuncia de un Papa. Además, en nuestro mundo es una cosa rarísima que alguien renuncie voluntariamente al poder y a la gloria. Vemos constantemente políticos y dirigentes que, aunque no puedan más, hacen lo posible y lo imposible para mantenerse en sus cargos.

Pages

Los Misioneros Combonianos son un instituto misionero que realiza su trabajo en más de 30 países en África, América, Asia y Europa.