Jóvenes

Beatriz Galán Domingo es una joven novicia comboniana que está trabajando en Ecuador. Como tantos otros, ha tardado en comprender que la llamada era para ella, que no podía delegar en otro para decir ‘sí’ a la vocación, a la misión, al prójimo. Su historia arranca con unos padres, con un colegio... Eso y más, a continuación.

El mes de octubre es el mes de las misiones, el mes del DOMUND. Recuerdo que de pequeño en el colegio, si queríamos, nos repartían huchas con las que íbamos recorriendo las casas de amigos y vecinos, así como las calles de nuestros barrios pidiendo y recogiendo ayudas para las misiones. También nos visitaban algunos misioneros que nos contaban cómo era el trabajo en sus misiones, ya fuera en África, América o Asia. Sus historias nos entusiasmaban y animaban a superar una cierta vergüenza de salir a pedir para ellos y su trabajo. Ya han pasado muchos años desde entonces, pero todavía hay quien se pregunta si hoy siguen siendo necesarias las misiones y compartir con otros un poco de lo que tenemos.

En la segunda semana del mes de agosto una treintena de jóvenes animados por el espíritu misionero de San Daniel Comboni, y provenientes de varios países europeos, se dirigieron al sepulcro del Apóstol Santiago. Fue un camino que, con fatigas y sufrimientos, nos unió, nos llenó de alegría y nos transformó profundamente.

El P. Esteban Kamanga es un misionero comboniano congoleño al que conocí durante mi trabajo misionero en la República Democrática de Congo. Después de encontrar su vocación en tierras africanas, ha desempeñado su labor misionera en Perú y, ahora, en España, en concreto en nuestra comunidad de Granada. Con este bagaje, responde a nuestras preguntas.

El próximo 8 de junio termina el ciclo pascual. Un grupo de jóvenes de ocho países inició este itinerario en la casa de los Misioneros Combonianos en Granada. Todo un ejercicio de convivencia, propicio para dejar los personalismos a un lado y prestarse a vivir este tiempo santo que Dios nos regala. Semanas después de aquella experiencia, una vez en casa y con la rutina diaria que nos agota, algunos de los participantes ponen sobre el papel una experiencia que no caerá en el olvido.

Pages

Los Misioneros Combonianos son un instituto misionero que realiza su trabajo en más de 30 países en África, América, Asia y Europa.