La misión

Sin lugar a dudas la acción evangelizadora de la Iglesia es para Comboni la razón de su existencia, la que poco a poco va configurando su vida. La misión es para Comboni una pasión existencial que se materializa en un compromiso radical por el continente africano.

Comboni es un hombre de fe profunda. Una fe transmitida en la familia y en el contexto social en el que vive. El testimonio de personas y concretamente de misioneros que llegaban de África le abre a un mundo totalmente nuevo, donde se fusionaban su deseo de anunciar el evangelio, la compasión por los más pobres y la donación total de su vida.

Sería un error juzgar el horizonte teológico de Comboni desde nuestra realidad. Pero hay elementos que por su afinidad con el núcleo central del Evangelio tienen una validez permanente.  Comboni se descubre a sí mismo como un instrumento de la Gracia salvadora de Dios para aquellos que eran más vulnerables.

Comboni no es un teórico de la misión sino que se lanza a ella y a través de ensayos, muchos de ellos fallidos, desarrolla una metodología misionera práctica y realista.

Los Misioneros Combonianos son un instituto misionero que realiza su trabajo en más de 30 países en África, América, Asia y Europa.