Historia

La llegada de los misioneros combonianos a España está ligada al deseo de internacionalización del Instituto y ser puente para el desarrollo de las misiones en América Latina.  El objetivo prioritario que se marcaron los primeros misioneros combonianos venidos de Italia en 1954 fue el del trabajo en la promoción vocacional. Se abrieron seminarios menores que en pocos años dieron frutos abundantes. 

En 1959 llega a España un hombre de gran trascendencia para la historia de la Provincia:  El P. Enrique Faré, misionero comboniano italiano, de un talante misionero incuestionable.  En 1960 se lanza el primer número de la revista misionera Mundo Negro.  La revista juvenil Aguiluchos ya tenía unos pocos años de vida.  Estas dos revistas han sido durante más de 50 años los pilares de la animación misionera. 

Ese mismo año llegaban a España los misioneros combonianos alemanes, que también comenzaron a construir seminarios.  Este es un hecho muy significativo si tenemos en cuenta que durante la primera guerra mundial el instituto de los misioneros combonianos se vio obligado a dividirse en dos ramas jurídicamente distintas.  El encuentro de las dos ramas combonianas en España produjo un rico intercambio que concluyó con la Provincia unida de España en 1975.  La experiencia positiva posibilitó que cuatro años más tarde la reunificación se produjera a nivel de todo el Instituto.  A partir de ahí nuevas comunidades se fueron abriendo por diversas zonas de la geografía española.

Los Misioneros Combonianos son un instituto misionero que realiza su trabajo en más de 30 países en África, América, Asia y Europa.